Tag Archives: turismo y género; consultoriaviajes

Consumismo desde una perspectiva de género

2 Mar

Las mujeres crean un vínculo importante entre  el factor humano interviniente en la compra (podría ser un dependiente de una tienda, el recepcionista del hotel, etc.) y la intención de compra, es decir manifiestan mayor o menor rechazo durante el proceso de compra o consumo del servicio en función de la actitud del empleado/a. En las mujeres  sobresale un “orden cultural” pre-establecido que incorpora lemas al estilo “Una para todas-todas para una”  apoyándose en la interacción, en un sustento mutuo hacia el grupo y en un “nosotras”  mientras que en el caso masculino está basado predominantemente en un “yo”.

Muchos  estudios reflejan las diferencias a la hora de ir de compras. Mientras que los/las que tienen más características femeninas piensan en las transacciones desde una perspectiva humana, los/las de distintivo masculino lo consideran  una misión cuyo objetivo finaliza con la adquisición del objeto o el servicio. Estas consideraciones son muy importantes para desarrollar algunas acciones estratégicas que fortalezcan  las relaciones con los/las clientes/as.

Los datos nos indican que se pierde aproximadamente un 5% de las clientas si el personal no les presta atención. Curiosamente el mismo porcentaje que se pierde en los clientes hombres cuando el producto que querían comprar está agotado.

Siete claves de género para  ofrecer mejores  servicios y a la vez, influir en la actitud de compra:

1- Domina los estilos de comunicación y las estrategias de venta: conseguir que los dependientes o asistentes conozcan y sepan que no es lo mismo vender a un hombre que a una mujer, si hay  motivaciones racionales o no, el grado de premeditación de la compra o servicio etc. Estas estrategias de venta no serán iguales tampoco si estamos ante un público internacional puesto que deberemos dominar esta multiculturalidad.

2- Es tentador ofrecer mucho de todo pero ¡cuidado! Las investigaciones demuestran que las mujeres al ser “multi-tareas” y con tantas exigencias   agradecen poder “simplificar” sus responsabilidades y por tanto prefieren un repertorio justo y no exagerado.

3-Si estamos hablando de más implicación vendedor/a-consumidor/a y de la importancia del contacto directo es inevitable pensar ¡en contratar a mujeres en el establecimiento!

4-No es lo mismo  las diferencias biológicas propias del sexo que caer en estereotipos sexistas exagerados  como que las mujeres son más emocionales y débiles.

5- No somos homogéneos, incluso dividiéndonos en consumidor/a hombre-mujer  nos encontramos  patrones distintos. Los servicios deben llegar a la sofisticación descomponiéndolos con factores demográficos y psicográficos que puedan influir en la compra: el sexo, pero también la edad, la etnia, la localización, las aficiones, su estado civil…

6- Para las mujeres,  comprar suele resultar una experiencia más íntima y subjetiva. Para los hombres, la comunicación con el dependiente corresponde estrictamente a la consecución del objetivo de dicha compra.

7-En las nuevas tecnologías humaniza la web: una foto de tu cara, ser  consultor/a on-line, poner un blog, contar algo de tu vida…

¿Cómo normalizar el turismo sostenible?

4 Jul

Cinco ideas para normalizar el turismo sostenible:

1. Dejar de preocuparse por el nombre

Realmente no importa si se llama eco, sostenible, responsable, geo, comercio justo, favorable a los pobres, o lo que sea. A nadie, excepto un muy pequeño grupo, le importa, y hace que los que se obsesionan con estas cosas suenen como el Frente Popular de Judea de La Vida de Brian. Se llama turismo. O lo hacemos bien, o no.

2. Poner fin al esnob ‘Soy un viajero, ellos son turistas’

Es perfectamente posible ir de vacaciones responsables, sostenibles, como turista. Es igual de fácil ser un viajero egoísta, dañino. No son qué tipo de vacaciones se deciden tomar lo que importa. Se trata de cómo tomarlas.

3. Todo el turismo es lujo

Según la OMT, que lo convirtió en el tema de su campaña de este año, hay cerca de un billón de turistas que van de vacaciones al extranjero cada año. Suena mucho, y fue anunciado como tal, hasta que se pone en el contexto de un planeta de 7,5 billones de personas. Lo que significa que hubo 6,5 billones de hombres, mujeres y niños que no se escaparon un fin de semana a Brujas, alquilaron una villa en la Toscana, hicieron parte del Kumano Kodo o fueron por placer a cualquier otro país distinto de aquel en el que viven y trabajan. Eso es el 86% de la población.

Por supuesto, algunas formas de turismo son más lujosas que otras. Pero antes de seguir discutiendo entre mochileros y glamping, boutique y patrimonio, vuelos baratos y jets privados, tenemos que revisar nuestro privilegio colectivo. Debido a que se trata de esos 6,5 billones de no-turistas que en su mayoría nos proporcionan nuestra comida local sostenible, limpian nuestros premiados hoteles sostenibles, aparecen en nuestras idílicas fotos de campesino-en-arrozales-durante-puesta-de-sol – que con más frecuencia de lo debido son los más afectados negativamente por los impactos ambientales que nuestros viajes dejan detrás.

DSCN0048

4. El turismo tiene que ser regenerativo

Como se mencionó en el primer punto, no se trata de las etiquetas, del nombre. Lo que importa es lo que hacemos. Ya no es suficiente marcarse el objetivo de reducir los impactos negativos del turismo, o incluso de eliminarlos por completo. Tenemos que hacer un mundo mejor, mejor para nosotros, y para los 6,5 billones que no tuvieron la suerte de ir al extranjero el año pasado.

Ya sea que estemos trabajando para la reintroducción de especies en sus hábitats, para emplear modelos de economía circular a nuestras cadenas de suministro, para revitalizar las culturas en desaparición, o para alimentar una idea de que el ser humano en este mundo tiene que ser algo más que el trabajo – nuestra industria del lujo tiene que dejar el mundo mejor de como lo encontramos.

Cuando partimos de esta premisa, nuestros modelos de negocio se vuelven muy diferentes.

5. Saber cuándo es suficiente

Los viajes han estado siempre impulsados por el deseo de descubrir nuevos lugares y explorar donde nadie ha ido antes. Sin embargo, hemos llegado a un punto en el que quedan muy pocos de esos lugares, al mismo tiempo en que muchos de los lugares que más nos gustan se han saturado tanto de turistas que lo que nos atrajo allí en un primer lugar está siendo destruido.

Es necesario desarrollar en comercialización y gestión de destinos estrategias que busquen llevar a los turistas a las zonas menos visitadas. Pero también tenemos que reconocer que este enfoque debe establecer límites para evitar crear una solución que simplemente amplíe los impactos negativos. De lo contrario, vamos a terminar con los complejos todo incluido en la Antártida y los parques temáticos en las Islas Galápagos.

Fuentes:

-Autor Jeremy Smith  http://www.travindy.com/es/2016/05/normalizar-turismo-sostenible/

-Blog de Turismo Responsable de la World Travel Market: How we do mainstream sustainable tourism?

 

El poder de las palabras

28 Nov

¿Si tuvierais que pensar en una palabra que definiera vuestra empresa, cuál sería?
A partir de enero el ICANN o sea, el organismo estadounidense encargado de las extensiones o de los sufijos que ponemos en nuestros dominios liberalizará las palabras. Si hasta ahora nuestra preocupación era simplemente comprar y asignar sufijos apropiados al estilo de los “.com” , “.org” o “.net” las compañías y los organismos ahora tienen que ponerse las pilas a un precio de unos 150 euros y seleccionar las palabras más apropiadas para sus marcas y sus contenidos.
No voy a centrar este artículo desde una perspectiva de marketing o de publicidad aconsejando el saber elegir la palabra apropiada para la compañía y consecuentemente, sus ventas, pero si haceros reflexionar sobre lo que decía Einstein:” “Nuestro lenguaje forma nuestras vidas y hechiza nuestro pensamiento”.
Las palabras son las varitas mágicas de nuestros deseos porque provienen de nuestros pensamientos y es impresionante si practicas y haces el ejercicio de utilizarlas con optimismo y positivismo, ver el efecto que producen.
Así es que, cuidado con elegir únicamente unos sufijos obvios y genéricos como las peticiones masificadas que ya se están reservando al estilo “. health” , ”.aids” o simplemente el nombre de un país…
Desde luego que hay que revisar los apuntes de como ejecutar un buen plan de “e-comunicación”, medir el impacto y determinar qué queremos conseguir y cuáles son nuestros objetivos en las palabras que creemos podrían servir en nuestros dominios. Pero de paso -y aunque tenga muchas controversias- no me cuesta nada ¡repasar los dibujos de cristales del libro del Sr. Masaru Emoto, autor japonés conocido por sus afirmaciones de que las palabras influyen en la apariencia estética de los cristales de agua distinguiéndose claramente si son positivas o negativas…. Y ya que, somos un 70% agua …
Decía Johann W. Von Goethe que por lo menos una vez por día habría que escuchar una canción, leer un poema, mirar una obra de arte y, pronunciar alguna palabra sensata.
Esperemos que los futuros sufijos elegidos por la mayoría nos alegren la vida ¡ya que creo en la Tecnología de los “Social media” y, en el poder de las palabras!

Sandra Canudas
Consultora de viajes. Especialista en turismo y género

Turismo y género. Planificación turística desde una perspectiva de género

19 Nov

http://docs.google.com/viewer?a=v&q=cache:iDI_ueg2tSoJ:www.cadizprovinciaigualitaria.com/turismo/index.php/jornadas/ponencias%3Fdownload%3D1%253Aenfoque-de-genero-en-la-planificacion-turistica+g%C3%A9nero+planificaci%C3%B3n+tur%C3%ADstica&hl=es&gl=es&pid=bl&srcid=ADGEESixyCVHSLhcm1IzYz40NZtUDzHyObhqvK6txO93DjIRVCke_lyu-HQ8c8NF3T6pTLh3c3Vt5AF-Pg4-pp8Q0JfP8ExfsqZKU_IEMEQNim6ZSp7CYo4rZhtxCmZHXBsEG3fN27T-&sig=AHIEtbTIUil-tp0IHuf7ln7uZ0YrfRgVVw

A %d blogueros les gusta esto: