¿Nuevas economías, nuevos turistas?

2 Oct

Hace un tiempo salió un estudio  basado en la opinión de unos cuarenta mil hoteleros donde se comentaba que los españoles eran los segundos viajeros menos deseados  por los profesionales del sector y en primer lugar, otra vez la fama de los franceses  volvía a resurgir  como turistas  “non gratos”.

Primeros consejosAsimismo, los británicos y estadounidenses eran quejicas y demasiado exigentes con el alojamiento y el servicio a recibir. ¡No me extraña!  Los que hemos  vivido en Estados Unidos sabemos que es uno de los países junto con algunos asiáticos que domina más y mejor  las técnicas relacionadas con el buen servicio en hostelería, que un camarero te salpimentará tu sopa, quitará el  tapón de la  botella de vino de la mesa o  te  abrirá la puerta sin dejar de sonreír. Ellos han conseguido asumir lo que significa  el beneficio de una buena asistencia  al cliente, luego, esperaran también su recompensa con una propina bien merecida.

Aún así, en mi opinión estas encuestas dejan muchas nacionalidades en el tintero. Me refiero a los turistas de países de la nueva  economía emergente que pronto irrumpirán en masa a los lugares declarados  patrimonio cultural de la humanidad: “revelación”  de monumentos y sitios que todo viajero  tiene en mente  cuando desea  empezar a conocer mundo y que seguro,  modificará las informaciones actuales de estas encuestas sobre quienes merecen ser premiados  como turistas  anhelados.

Existen unas previsiones que pronostican que 120 millones de chinos saldrán de vacaciones en 2020. ¿Qué les deparará a los “mandarines”  con menos preparación de cultura viajera internacional?  ¿Les pasará  como algunos japoneses  en la capital francesa que padecen el síndrome de  París y que nada más llegar  por el  shock cultural y unas expectativas demasiado románticas de la ciudad se encuentran con la cruda realidad de unos camareros  antipáticos y una ciudad  bastante caótica? ¿Qué intensidad de síndrome postvacacional tendrán y cómo les afectará en sus negocios, cuando la mayoría se tomen  un descanso largo en ciudades maravillosas y vuelvan luego a la cruda realidad de trabajar unas 70 horas semanales?   ¡Supongo que en las fábricas se  pondrá más en boga  eso de  colocar carteles en sus entradas diciendo “ ping, ping, an, an, hui, jia “ (  Vuelve a casa en paz ) y  ¡“gao, gao, xing, xing, shang, ban”  (Trabaja contento)!

Nadie tiene una bola de cristal para escudriñar en el futuro pero me atrevería a pronosticar que ni en el caso de China, ni en el de India hay todavía una suficiente ampliación de “clase media” para empezarnos a preocupar  respecto a un colapso cultural, del tipo: “turistas orientales recibiendo un servicio hostelero occidental, clásico y rígido,  poco acostumbrado a estas nacionalidades y a su cultura ” ( Quien haya viajado o trabajado en la India o la China comprenderá seguro a lo que me refiero… -para empezar por ejemplo,  lo difícil que es averiguar  si están diciendo un verdadero  “sí”  a cualquier tema-).

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: