Mi coaching: “Hábitos que socavan tu autoridad”

12 Ene
Coaching y formación

Lenguaje no verbal.Coaching y formación

A menudo los que nos dedicamos al coaching ejecutivo  tratamos de inspirar aportando conceptos como  la escucha activa, la creación de conciencia,  el concepto de definir tus metas, el tratar la empatía y cómo nos relacionamos con los demás y un largo etcétera, pero existe también un concepto a veces pasado por alto que se relaciona con el lenguaje no verbal.

Naturalmente que la corriente más humanista perteneciente a la gestalt practica técnicas  para sentirse mejor con uno mismo, donde le  competen métodos gestáticos,  utilizando el lenguaje del cuerpo para  reflexionar sobre nuestras emociones y nuestros comportamientos.

Y es, en esta expresión corporal  donde también se puede mostrar la diferencia entre un buen o mal líder. El cuerpo  y cómo lo movemos produce  apreciaciones en  los demás. Algunos ejemplos corporales que mejoran  en positivo o en negativo  la autoridad de un gerente o directivo:

– Reír nerviosamente o exageradamente. Dependerá  de si utiliza el mismo tono o carcajada como respuesta biológica a todos los estímulos por lo tanto, si siempre  se ríe igual. Por lo general,  mostrar una risa nerviosa tambalea inconscientemente la autoridad del gerente porque suele relacionarse con nerviosismo y además, en según qué situaciones puede incluso llegar a entenderse como ofensa. Por consiguiente, es mejor sonreír  y siempre recalcando la seriedad del asunto.

– No alzar la voz: el tono de conversación debería ser neutral en todas las ocasiones, ya que se puede mostrar la satisfacción  o el enfado con palabras y asertividad sin cambiar el timbre. Una conversación con una modulación exagerada puede percibirse como una falta de control de la situación y un buen líder siempre debería   dominar la situación sin alteraciones.

– No mirar: en toda comunicación personal y sobretodo presencial tiene que existir una conexión con el interlocutor a través de la mirada. El gesto de no contemplar connota falta de interés o incluso de estar mintiendo. Seguir con la mirada atento hacia el otro, denota valor a algo y a alguien.

-Los saludos firmes con la mano. Todo gesto corporal debe ser sólido y consecuente, ya que indicará autoridad y seguridad: extender la mano, apoyarse en un atril, entrar y sentarse en la sala de reuniones, todo el cuerpo debe desprender sensación de firmeza.

Existen muchos otros ejemplos de actitudes físicas que pueden simplemente construir o destruir nuestra reputación de personas respetadas y profesionales. No reduzcamos nuestro potencial con unos simples gestos.

Sandra Canudas. Coach ejecutiva y empresarial

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: