Nueva tendencia: La salud express o la ¡calidad de vida, para ya!

5 Jul

Aunque ya hace tiempo que en el mundo del turismo hemos integrado  el concepto de “preservación de  la salud” consiguiendo el bienestar  con la utilización de alojamientos  tipo balnearios (con técnicas de agua minero-medicinales),  talasoterapia  o hoteles Spa ( cuyos servicios de masaje  gracias al marketing actual parecerían  más enfocados a ¡ los amantes  de la gastronomía que de la estética!  Cito como ejemplos: el masaje con aceite de oliva, los  baños de leche de burra, las mascarillas de miel, la  vinoterapia o  la chocolaterapia… )

Observo una nueva tendencia dentro de todo este mundillo  “en busca del bienestar y la sanación”.

En nuestra sociedad actual donde todo sucede a  un ritmo frenético  y estamos acostumbrados a la inmediatez, nuestra  capacidad de paciencia y  concentración han disminuido considerablemente. Si añadimos a la falta de tiempo libre, nuestra reducción de poder adquisitivo por la crisis, es lógico que empecemos a  demandar servicios de “curación del cuerpo” a corto plazo o lo que es lo mismo, la utilización de los spas y balnearios  solo para  masajes de pocas horas que no incluyan ni dietas ni pernoctaciones.

Gracias a nuestro estrés, del mismo modo que se está imponiendo la Salud Express  también lo está haciendo lo que yo denominaba hace años (cuando apreciaba  esta tendencia y organizaba actividades para un agencia de viajes) el “ocio vivencial”.  Pequeños talleres o retiros de  meditación u otros aspectos dentro del contexto de la inteligencia emocional  para reconocer nuestras emociones, acciones y valores.

Aunque es lícito demandar el bienestar  y  además, contribuir indirectamente con este turismo a un desarrollo económico tanto a nivel territorial como en calidad de prevención de la salud ¡seamos realistas!  En mi caso necesité más de dos años de meditación para sintonizar mi cerebro en un estado delta y no digamos, para otras prácticas ¡de tipo Tantra!

El “express” no es la solución, a no ser que pueda tener un efecto “placebo” de serenar nuestras conciencias.

 

Sandra Canudas

Turismo, Género y Neuromarketing

www.turismoygenero.com     wwww.consultoriaviajes.com

 

 

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: