Colombia

17 Nov

Me recorrí sola en plena época de elecciones y durante varias semanas Colombia, no solo por mi pasión inacabable de conocer lugares nuevos, también en esta ocasión, porque mi curiosidad quería llevarme atestiguar de primera mano y ante el “acoso” informativo de peligrosidad que nos transmiten en los medios de comunicación, si esta realidad de “amenaza” se corroboraba. Ya cuando estaba haciendo los preparativos del viaje me di cuenta que debía dejar de comentar esta “osadía” ante tal cantidad de comentarios descorazonadores que recibía de mis colegas, hasta un renombrado periodista (medio en serio, medio en broma) me comentó si…¡tenía licencia de armas para defenderme!

Es evidente que la información que a menudo escuchamos de Colombia siempre incide en el número de secuestros que tienen lugar allí, en hablar de los conflictos armados y en el que cada año se registren desaparecidos incluyendo algún que otro de origen europeo o norteamericano.
Pese a todo esto, y según mi propia experiencia, conocí esta región utilizando las Chivas que salen de las estaciones centrales y que transitan por las vías principales sin tener ningún percance alguno, entro otras porque todas estaban bien vigiladas.
Quien se “atreva” a ir a este país, descubrirá el encanto en sus maravillosos parques naturales (recomendable por ejemplo la Ciudad Perdida o el parque nacional Tayrona). Unos parques que mantienen el privilegio de poderlos recorrer sin la masificación que otros parajes del planeta padecen, por esta discriminación latente que les dificulta su apertura al turismo internacional.
En los últimos años, gracias a la actividad de grupos de acción de las fuerzas militares en defensa de la libertad personal, no sólo se están desarticulando bandas guerrilleras, también, se ha ayudado a promover un turismo interior resultado de la seguridad de desplazarse por las carreteras principales.

Aunque sí considero que puede resultar incómodo, cada vez que viajas en los autobuses intermunicipales, los controles militares en las rutas (¡entre otras, porque al principio si no vas advertido, el susto de confundirlos con la guerrilla es probable!) si viajas tomando algunas precauciones y actúas con sentido común, Colombia tiene el mismo nivel de dificultad para los viajeros independientes que cualquier otra ruta por Sudamérica. Esto sin hablar de zonas como Cartagena de Indias, Santa Marta o el archipiélago de San Andrés y Providencia, unos destinos bien conocidos y también bien turísticos.

Si los parajes son un regalo para la vista, su gente aun lo es más: la mayoría de los locales tienen ese sentido del servicio y de la atención al foráneo tan interiorizado, que siempre os regalaran frases como “a la orden” o “bien pueda”, haciendo que tu estancia gane todavía más en calidad.

En definitiva, agradezco después de esta nueva aventura, el tener ese espíritu que te mantiene curioso por conocer todos los rincones del planeta relativizando la información, ya que, si no hubiera sido así ¡me hubiera perdido un gran país!

Anuncios

Una respuesta to “Colombia”

  1. Bogotá Business English julio 10, 2016 a 8:19 pm #

    Excelente post !

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: