Introducción sobre nuestro blog

30 Oct

En mi viaje alrededor del mundo me di cuenta de que, curiosamente, las mujeres viajamos en solitario y de forma independiente en mayor medida que los hombres, a excepción de algunas culturas como en el caso de la latina. Una de las razones es porque tenemos habilidades comunicativas y facilidad para conectar con desconocidos. Nos gusta compartir experiencias y también entrar en contacto con estilos de vida completamente distintos al nuestro. Asimismo, la mayoría de mujeres buscamos mucha información y utilizamos todos los recursos a nuestro alcance para definir con precisión lo que deseamos hacer en nuestros viajes.
Ahora más que nunca es importante que aquéllas que nos atrevemos a vivir una aventura seamos capaces de visitar el más remoto de los rincones del planeta de una forma segura y responsable, sin quedar indefensas ante actitudes culturales, sociales o religiosas que pueden ser discriminatorias. Por ello, no nos queda más remedio que hacer un esfuerzo de autocontrol para no exponernos a riesgos innecesarios. En definitiva, tenemos que ser conscientes de que en algunas regiones continuamos siendo vulnerables, ya que no siempre se respeta de la misma forma la igualdad entre hombre y mujer en distintos lugares del mundo.
La premisa que sostiene que la probabilidad de éxito de cualquier viaje depende de la información recabada y de la preparación de todas sus etapas, es completamente acertada. Si conocemos, entre otras cosas, la manera de vestir de la gente del lugar o cómo debemos interactuar más fructífera será nuestra aventura.
Recientes estudios sociológicos indican que las mujeres somos responsables, en la mayoría de ocasiones, de las decisiones sobre los gastos de viaje tanto en el ámbito individual como en el familiar. En el caso de la mujer española con un perfil de edad entre los 26 y los 35 años, es ella quien mayoritariamente busca, selecciona y realiza la compra de viajes.
Somos nosotras quienes, en un gran número de ocasiones planeamos el itinerario, aunque no necesariamente sea a los lugares que nos gustaría. Si bien es cierto que las mujeres viajan por las mismas razones que los hombres, hay ciertos aspectos sociales que nos afectan de forma más directa a la hora de viajar. De hecho, creo que las mujeres disponemos de tan poco tiempo para nosotras mismas que cuando, por ejemplo, decidimos viajar en solitario, descubrimos el preciado valor de disfrutar de momentos con total libertad. Esta posibilidad que nos brinda el viaje es todavía más significativa si tenemos presente que la vida cotidiana no nos ofrece demasiadas oportunidades para estar a solas.
Afortunadamente, las mujeres empezamos a viajar mucho más de forma independiente pero aunque los tiempos afortunadamente están cambiando hay que borrar la creencia que persiste a día de hoy en muchos lugares del mundo acerca de que “ las aventuras todavía están reservadas sólo para los hombres” y por ello, he pensado en unos viajes novedosos no solo por su condición de “sólo mujeres” también por estar pensados para el disfrute incluyendo connotaciones de intercambio y sensibilidad cultural. Saboreando la libertad y la experiencia a la vez que ayudando con la interacción entre las mujeres occidentales y locales en aprender un poco más de todos/as y desarrollando con la experiencia de la información y el conocimiento esa igualdad que tanto nos hace falta.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: