Jornada sobre Turismo y Género

18 oct

Adjunto el programa  de la  Jornada sobre Turismo y Género: “El papel de las mujeres en el negocio turístico” en el que participo en su panel de expertos/as.

Basquetour está organizando, en el marco del XI. Foro para la Igualdad 2014 que anualmente pone en marcha el Instituto Vasco de la Mujer – Emakunde, una Jornada sobre Turismo y Género: El papel de las mujeres en el negocio turístico.

  • Fecha: 24/10/2014
  • Hora: 9:30-13:45
  • Lugar: Hotel Maria Cristina.
    Paseo República Argentina 4, San Sebastiá

 

 

programa Turismo y género

 

 

Turismo, marketing y redes sociales

29 sep

Os adjunto dos claros  ejemplos de la fuerza que tienen las redes sociales en la estrategia empresarial, una es respecto a  la innovación hotelera donde los hoteles convierten los “selfies” en experiencia vacacional y promoción y la otra

Ejemplo 1:

En España ya hay hoteles que los han incorporado a sus estrategias de promoción y fidelización. Hoteles de todo el mundo ofrecen paquetes de ‘vacaciones selfies’ para conseguir que sus clientes suban a las redes sociales el mayor número posible de autofotos y así conseguir publicidad gratuita del establecimiento y del destino.

Con el objetivo de reunir esta publicidad gratuita de los clientes y mejorar su estancia, algunos hoteles aconsejan ahora dónde hacerse los mejores selfies y convocan concursos animándoles a compartirlos en las redes sociales para así ganar una estancia gratis.

El Mandarin Oriental París ofrece el paquete ‘Selfies en París’, que incluye un Mercedes Clase E con conductor a disposición del cliente durante tres horas, wifi gratis en el coche y en la habitación, y una lista de los mejores sitios para hacerse sus autofotos en la ciudad. Los huéspedes también pueden ganar una noche gratis al poner el tag del hotel en los selfies que suban a sus perfiles.

El hotel Grand Bretagne en Atenas, por su parte, tiene delimitado un ‘punto selfie’ en su azotea, estratégicamente situado para que los clientes puedan sacarse la mejor foto con la Acrópolis a sus espaldas.

Recorridos para hacerse selfies o señalar los lugares donde se consiguen los mejores, son algunas de las nuevas ofertas de los hoteles. #shu#

Recorridos para hacerse selfies o señalar los lugares donde se consiguen los mejores, son algunas de las nuevas ofertas de los hoteles. Imagen Shutterstock

En Estados Unidos hoteles de costa a costa tienen concursos y paquetes similares. El Lansdowne Resort, en Leesburg (Virginia), ya ha ofrecido más de 15.000 dólares (11.400 euros) en premios y vacaciones para los clientes que cuelguen selfies durante su estancia.

El hotel 1888, el hotel para adictos a Instagram, según publicó HOSTELTUR noticias de turismo, deja que sus huéspedes se hagan autofotos en el lobby y las imágenes se muestran inmediatamente en las pantallas de los mostradores de check-in una vez que incluyen el tag y las suben a Instagram.

Los turistas a menudo recorren muchos kilómetros para conseguir el momento selfie perfecto, mientras en ocasiones ponen sus vidas en peligro. Una pareja polaca murió en Portugal después de caerse por un acantilado en Cabo da Roca al intentar hacerse una autofoto, dejando atrás a sus dos hijos con los que estaban de vacaciones, como se recoge en ‘Selfies peligrosas y selfies útiles’.

En España algunos hoteles han empezado a incorporar la moda del selfie a sus estrategias de promoción y fidelización. Sólo un ejemplo, protagonizado por el Grupo Castilla Termal, que actualmente gestiona los balnearios Villa de Olmedo, Burgo de Osma y Solares, a los que en 2015 se sumará el Monasterio de Valbuena (Castilla Termal invierte 13,5 millones de euros en un hotel balneario 5 estrellas en el Monasterio de Valbuena).

Hoteles

Ejemplo 2:

Programas de fidelización hotelera de  puntos a cambio de posts en redes sociales: estrategia dirigida a atraer a los Millennials, que cada vez viajan más.Hoteles y cadenas están ampliando cada vez más la posibilidad de conseguir puntos en sus respectivos programas de fidelización, más allá de reservar una habitación. Ahora los utilizan para premiar ciertos ‘comportamientos’. Por ello, si quieres ganar puntos para una futura estancia en un hotel, a lo mejor deberías subir una foto de él en Twitter, Facebook o Instagram.

La fidelidad es un concepto, como destaca la directora de Marketing de Cliente de Kimpton, Maggie Lang, “que no sólo se refiere a transacciones. Nuestro programa, Karma, premia el compromiso del cliente con la marca”.

Las cadenas hoteleras han ido incorporando en los últimos años nuevas posibilidades para que sus huéspedes puedan sumar puntos en sus programas de fidelización. Éstos son algunos ejemplos:

- InterContinental Hotels Group: los miembros de su Rewards Club pueden ganar puntos por gasto en instalaciones del hotel como el restaurante, la tienda de regalos y el spa.

- Carlson Rezidor Hotel Group: su Club Carlson tiene un nuevo programa, que podríamos traducir por ‘Sé el más brillante’, que permite al personal del hotel otorgar puntos extra o un status de élite a clientes frecuentes “inspiracionales”.

Esta opción es una oportunidad ‘cool’ para que los Millennials participen y saquen provecho haciendo algo que ya hacen. #shu#

 

Fuente: hosteltur

Los mejores y peores turistas del mundo 2014

20 sep

Decidir quiénes son los mejores y peores turistas del mundo no es tarea fácil. Se hacen encuestas con frecuencia, pero los resultados varían mucho según los criterios de valoración, quiénes responden a las encuestas y qué se considera bueno o malo para cada uno.

El buscador Jetcost (www.jetcost.es), que busca los mejores y más baratos vuelos y hoteles en todo el mundo y que también realiza frecuentes estudios entre sus usuarios, ha realizado una encuesta entre directores, recepcionistas y empleados de hoteles de todo el mundo para que valoren a los turistas que se han alojado en sus establecimientos durante este verano, estableciendo varios criterios para evaluar a los turistas según su actitud y hábitos frecuentes.

Se les ha pedido que evalúen, según nacionalidades, los siguientes factores: educación, problemas generados, ruidos, limpieza y orden, robos, destrozos en habitaciones, quejas presentadas, manera de vestir, interés por hablar los idiomas locales, interés por la gastronomía, interés por la cultura y propinas. He aquí algunos resultados que marcan los mejores y peores hábitos de los turistas de distintos países del mundo y su referencia en España.
DSCN0048

LOS MEJORES:

Japoneses. Son los más educados y disciplinados, tienen buen comportamiento y modales, son ordenados, silenciosos y los que presentan menores quejas. Son, al mismo tiempo, los que menos cosas se llevan de las habitaciones y los que más gastan en los hoteles; además, se interesan mucho por la cultura local.

Escandinavos. Intentan hablar los idiomas locales, tal vez porque casi nadie habla sueco, noruego o danés. Son educados y humildes, no suelen presentar apenas quejas ni generar problemas ni ruidos. En España, según ha comprobado Jetcost, se interesan mucho por el turismo de salud ya que los tratamientos pueden ser hasta un 30% más baratos que en sus países de origen.

Australianos. Se animan a probar las comidas locales y, además, les gustan. Su carácter y origen multicultural los convierten en turistas fácilmente adaptables a las costumbres de cada país. Son muy silenciosos, educados y limpios.

Canadienses. Son elogiados por su educación, limpieza y tranquilidad, no presentan demasiadas quejas y suelen dejar buenas propinas. Se interesan mucho por la cultura local.

Alemanes. Son turistas bastante educados y poco propensos a causar problemas donde quiera que vayan (excepto cuando se pasan con las cervezas, lo que les hace que perder puestos en la clasificación de los turistas mejor valorados). También son viajeros muy fieles a la hora de repetir destino si disfrutan de la primera experiencia.

LOS PEORES:

Británicos. No hablan otros idiomas que no sea el suyo, no suelen disfrutar con las comidas y bebidas locales, son propensos a beber demasiado alcohol, al desorden, al destrozo de las habitaciones y siempre se quejan de los hoteles. También lideran la clasificación de los peor vestidos y de los que menos propinas dejan.

Franceses. Arrogantes, tacaños, mal educados, ruidosos y algo sucios. Tampoco se esfuerzan por hablar otro idioma que no sea el suyo. La justificación que ofrecen extranjeros y franceses es que, teniendo Franciay todos sus encantos, para qué necesitan salir fuera. Eso sí, según Jetcost, se interesan por la cultura y la gastronomía.

Rusos. Mala conducta, falta de modales y de gusto para vestir, poco generosos con las propinas, maleducados en los bufés de los hoteles (llegan a arrasar con toda la comida, eructan en las mesas,…); sin embargo, lo que más destaca de ellos de forma negativa es lo alto que hablan en los sitios públicos como bares, restaurantes o piscinas. En su parte positiva: suelen gastar bastante dinero en sus destinos de vacaciones y se interesan por la cultura y la salud. Lo que más hacen en España, además de ir a la playa, es visitar museos, acudir a spas o ir de compras.

Chinos. Tienen mal comportamiento (un letrero en las cercanías del Louvre de París recuerda solo en mandarín que está prohibido defecar en las instalaciones), escupen en cualquier lugar, suelen saltarse las colas y tienen poco conocimiento de las costumbres de otros países. La parte buena es que son los que más gastan en los viajes: las compras son el objetivo principal de un viaje para el 82% de los turistas chinos.

Estadounidenses. Ellos mismos se consideran los peores turistas del mundo, aunque no lo sean en la clasificación elaborada por Jetcost. Son pedantes, irrespetuosos, bullangueros y mal vestidos. Se interesan poco por las comidas locales (suelen comer en cadenas americanas de restaurantes) y tampoco son muy propensos a las visitas culturales. Además, confiesan abiertamente llevarse cosas de los hoteles. Lo mejor de ellos es que son los más generosos a la hora de dar propinas, seguramente porque en su país es casi obligatorio.

Preguntado sobre los resultados obtenidos por los españoles en la encuesta realizada el presidente de la compañía Jet Cost, ha dicho: “Los españoles no salen mal parados y ocupan un puesto intermedio entre los mejores y los peores turistas del mundo en función de las opiniones extraídas del estudio. Durante mucho tiempo, los españoles han sido los que más gastaban fuera de su país, sobre todo en gastronomía, aunque las cosas están cambiando. Tratan de aprender al menos algunas palabras en los idiomas locales, visten bien y se interesan por las costumbres, la gastronomía y la cultura de cada país. Aunque no todo es bueno; son ruidosos, maleducados, tacaños con las propinas, desordenados en las habitaciones y muy amigos de llevarse “recuerdos” de los hoteles”.

Fuente: Open comunicacion y Jet Cost

¿Es eficaz el turismo solidario?

15 sep

Siempre soy partidaria en un mundo de consumismo y materialismo exagerado, el de aprovechar que un individuo se le despierte ejercer la solidaridad, aunque sea tal vez una forma momentánea de apaciguar su conciencia y su necesidad de transformación personal. Una carencia ante el excedente de reflexiones de vidas donde se concluye a “mitad de trayecto” que quizás la que tienen, no es la perfecta que les gustaría y que ya es hora de “hacer algo” para remediarlo.
No voy a ser yo, quien indague las razones de cada uno (¡suficiente trabajo tengo con mi auto-análisis!) ni conozco si ese altruismo es el más adecuado o efectivo de cara a la sociedad global. Sólo sé que muchos viajeros entran en mi consulta y no sólo me piden consejos para dar una vuelta al mundo sino también, referencias para aprovechar ese sabático para ejercer el voluntariado en algún lugar. ¿La razón? Me lo piden a mí, por encontrar muchos problemas burocráticos y de exigencias curriculares en conocidas ONG’s que ya desenvueltas en importantes infraestructuras “vetan” a voluntarios momentáneos. Así es como les proporciono una lista de organizaciones solidarias creadas habitualmente por gente local sin demasiados recursos y que están encantados de recibir a cualquiera que aporte ayuda, sea de horas o de días, sean personas más o menos profesionales.
Tamanraset_Argelia
Haciéndome eco de varias noticias donde se persuade a caravanas solidarias de no viajar por África por los antecedentes de secuestros de cooperantes y casos de ébola, considero que la solidaridad es un “bien escaso” que hay que agradecer pero ¿hasta qué punto somos conscientes de su eficiencia si realmente uno tiene el pleno objetivo de serlo? Ser solidario integra indudablemente el concepto universal que revela un interés por el bien del prójimo pero ¿ayudamos realmente si no hay una planificación estratégica óptima? Lo siento pero según mi experiencia (y más hoy en día con la problemática de los secuestros) las caravanas no son la mejor solución de cooperación.
Análogo es la tendencia del producto del ecoturismo: cantidad de turistas dispuestos a pagar en su periodo vacacional una estancia situada en plena naturaleza y con el propósito de observación de algunos animalitos. Montones de catálogos y tour operadores apostando por la ecología: una gestión turística que según dicen, revaloriza los recursos restableciendo la dialéctica turismo-territorio, pero ¡¿esto es un turismo responsable y ecológico? ¿Algunos de los turistas o la mayoría de estos tour operadores en la misión de ser más responsables se ha planteado alguna vez el gasto de CO2 que emiten trasladando al viajero a la otra punta del mundo en avión? Sólo en muy pocos casos, he visto folletos o webs eficientes con la creación y gestión de un producto realmente consciente con el medio ambiente y donde se incorporen alojamientos construidos con materiales de la región, que minimicen los residuos, aporten salarios justos, reduzcan el consumo energético, impliquen a los residentes, excluyan transportes tipo 4×4 u obliguen a viajar en tren si los destinos son de media distancia….

Breves notas del turismo 3.0 by Sandra Canudas

6 sep

-El entorno 3.0 nos ayuda en nuestras relaciones con los clientes y en el refuerzo de nuestras marcas.
-Los consumidores y sus comentarios nos pautarán y transformarán nuestras empresas y la forma de gestionarlas.
– Con este entorno tecnológico, el asesoramiento turístico invertirá aun más y mejor en crear servicios orientados al cliente ampliando su experiencia con herramientas tecnológicas poco desarrolladas hasta ahora como el de la telefonía o televisión.
-¿Qué pasa hoy en día? El consumidor se ha vuelto desconfiado entre otras razones por el bombardeo excesivo de información a la que se ve sometido. Por tanto, la eficacia de la publicidad y su impacto comunicativo por los canales tradicionales ya no es efectiva. Es precisamente en las redes sociales con su participación directa a tiempo presente donde se consigue que el cliente preste atención. Ellos son los que verifican el mensaje sobre la empresa.
– Un sitio de “e-comercio” debe segmentar al detalle, saber a qué grupo quiere llegar y con ese “target” debemos crear una estrategia que los “envíe” de forma hábil a nuestra web.
-El apogeo de los “social media” nos obliga a estar en las redes sociales pero no sólo porque en este nuevo contexto de ocio nos comunicamos mejor, también porque aumentamos la capacidad de recomendación por parte de otros usuarios.

Sandra Canudas. Coach & training, consultora de viajes y especialista en turismo y género

Big Data en la construcción de un Destino Turístico Inteligente

1 sep

SEGITTUR analiza en el siguiente artículo el Big Data en la construcción de un Destino Turístico Inteligente.

Los pilares sobre los que se cimientan los Destinos Turísticos Inteligentes (DTI’s), según la definición que hemos elaborado en Segittur y sobre la que se trabaja en el comité de normalización de AENOR CTN178, sobre DTI’s son la innovación, la accesibilidad, la sostenibilidad (económica, cultural, social y medioambiental) y la tecnología. Dado que esta última está en el ADN de Segittur, nos invitaron a participar en la segunda edición del foro TURISTIC para que explicáramos nuestra visión sobre cómo se puede aplicar el BIG DATA en la construcción de un Destino Turístico Inteligente. Para darse cuenta de la relevancia que está generando el fenómeno Big Data, tan sólo es necesario teclear estas dos palabras en Google y ver los resultados: “About 2,120,000,000 results (0.26 seconds)”. Esto demuestra la enorme cantidad de interés que suscita el Big Data en la red.

En primer lugar conviene entender qué es lo que se esconde detrás de este término tan escuchado en los últimos meses. Sin entrar en definiciones complejas, Big Data significa la gestión, el procesamiento y el tratamiento de enormes bases de datos con la finalidad de interpretar dichos datos para la obtención de resultados concretos que permitan, entre otras cosas, mejorar procesos, ganar en eficiencia o incrementar la rentabilidad. Existen cuatro características que definen al Big Data:
◾Volumen: El volumen de los datos ha pasado de ocupar megabytes y gigabytes a “petabytes[1]”.
◾Velocidad: Empresas como Paypal analizan cinco millones de transacciones en tiempo real al día.
◾Veracidad: Debido a la cantidad de fuentes de información tan diversas que existen hoy en día, es crucial que la fuente de la que se captan los datos muestres datos reales y contrastables.
◾Variedad: Los datos han pasado de ser datos almacenados y estructurados, a ser desestructurados, semiestructurados, audio, video, XML, etc.

Resumen de algunas fuentes de donde proceden los datos con los que trabajar el Big Data:

Otro punto clave a tener en cuenta son las diferentes herramientas tecnológicas que se utilizan para la explotación de los datos. Sin entrar en profundidad, cualquier persona que esté interesada en explorar el Big Data ha de tener en mente herramientas como Hadoop, MapReduce o BigQuery, así como técnicas informáticas para la gestión de bases no relacionales como NoSQL. Para tener en mente los retos tecnológicos asociados al Big Data, el que mejor síntesis hace de este tema es Pete Warden en su libro “Big Data Glossary”. A modo de resumen los retos son los siguientes:
◾Adquisición: La mayor parte de las fuentes públicas de datos es muy difícil acceder a ellas por encontrarse de forma desestructurada.
◾Serialización: Para poder procesar la información y obtener valor nos encontramos con la necesidad de “homogeneizar” toda la información. La forma en la que se diseñe la recopilación, el almacenamiento y la visualización tiene una relación directa con el coste de almacenamiento y la velocidad de transmisión de los datos.
◾Almacenamiento: Al requerirse enormes volúmenes de datos la distribución entre múltiples servidores es clave para maximizar el rendimiento.
◾Servidores: Creación de una red virtual para procesar grandes volúmenes de datos con rapidez a través de clústeres.
◾Aprendizaje automático (Machine Learning): Sistemas que permitan automatizar la toma de decisiones basadas en datos.

Una vez introducidos al fascinante mundo del Big Data, conviene hacerse la pregunta clave: ¿qué aporta el Big Data al turismo? El Destino Turístico Inteligente, desde el punto de vista tecnológico es aquel que mediante la interpretación de los datos, que generamos todos nosotros como usuarios, permite al gestor del destino ofrecer al potencial turista experiencias únicas y personalizadas a medida. Y es aquí donde el Big Data tiene el potencial de convertir esta visión en realidad. Algunos ejemplos reales que el sector turístico ya está aplicando: adaptación de los contenidos que se visualizan en las webs turísticas de acuerdo a las pautas de navegación del potencial usuario, creación de mapas de calor para ver por dónde se mueven los turistas por el territorio, envío a los dispositivos móviles de información detallada en tiempo real mediante mensajes “push” según las preferencias del turista, predicción del precio que tendrán los vuelos en un periodo de tiempo de entre 7 y 10 días con el fin de ofrecer la mejor oferta de vuelos a precios competitivos, etc. Todos estos ejemplos tienen un denominador común y es el hecho de que buscan mejorar la competitividad tanto del destino como de las empresas que lo aplican, siempre con la vista puesta en mejorar la experiencia del turista.

Fuente: enrique Lancis, Segittur

Lonely planet y su efecto en el turismo

25 ago

No tienes mucho presupuesto pero quieres ir de vacaciones a un lugar lejano, uno de esos que fruncen los ceños de quienes te rodean y en los que apenas haya turistas. Y que no sea peligroso. Sin tiempo para planificarte, recurres a una librería de viajes. Allí, en un lomo azul con grandes letras blancas, encuentras lo que buscabas: una guía Lonely Planet sobre Sri Lanka.

DarwinSunset

Playas paradisíacas, selva, múltiples religiones y culturas, un pasado enriquecido por las rutas del comercio y un presente frágil: hace sólo cinco años que la guerra entre las fuerzas del gobierno y el grupo separatista conocido como los Tigres Tamiles ha terminado. No sabes qué puedes encontrar, pero el libro azul, la guía más completa, te guiará por un camino experto y seguro. Pagas tus 23 euros.
La que fue el recurso editorial de los primeros mochileros y viajeros independientes, fundada por los australianos Tony y Maureen Wheeler en 1972, se ha convertido en una poderosa Biblia del turismo global: aunque tú no lo sepas, los residentes locales le rinden un verdadero culto. A continuación, algunas consideraciones sobre los efectos colaterales de incluir un volumen Lonely Planet en tu equipaje (al menos si vas a Sri Lanka).

1. El papel aún manda. Viajas en un autobús atestado y los pasajeros suben y bajan sin un orden comprensible para ti. No puedes sacar tu teléfono y averiguar cuál es tu parada. Que las editoriales de guías y libros de viajes estén sufriendo pérdidas igual que el resto de su sector y que las nuevas generaciones utilicen plataformas como Tripadvisor para planificar sus viajes no significa que las guías hayan pasado a otra vida. No hasta que el roaming de datos asuma la filosofía low cost.

2. Yo, Lonely Planet, te bendigo. Uno de los principales poderes de estas guías es su efecto legitimador. Si un turista random tiene dudas sobre la viabilidad o los peligros que un destino puede conllevar, el lomo azul es la confirmación de que SE PUEDE. Para el gobierno de un país que sigue ejerciendo violencia contra quienes perdieron la guerra, los tamiles, la publicación de la guía fue un bautizo, un acontecimiento político y económico de primer orden. La primera edición se publicó en 1996, 13 años después de que comenzara un conflicto que se alargó más de dos décadas. Las reediciones (ya van por la 12) confirman el negocio del turismo global.

3. Siniestra globalización. Cuando llegas a un lugar como Polonnaruwa, los conductores de tuc tuc pelean por llevarte: son taxistas, solo que con mini vehículos de tres ruedas. Lo que no esperas es que algunas de estas motillos vengan customizadas con el logo de Tripadvisor y que uno de los conductores te susurre al oído que te llevará a “un sitio que está en tu libro” (cuando tu libro está en la mochila). Los conductores de tuc tuc conocen tus cartas, tus referentes y expectativas. Siniestro, pero al fin y al cabo cómodo. Acabas en la mejor opción calidad-precio para pasar la noche (que habías subrayado previamente), y ni siquiera has tenido que abrir la guía.

4. Las reglas del juego. La Lonely Planet sirve para regatear. Aunque hayan pasado dos años desde su última edición, los precios que marca la guía van a misa y son los que va a exigir el turista allá donde vaya. Lo curioso es que incluso en hoteles aceptan la rebaja impuesta por Lonely Planet, como esta si fuera un organismo regulador de tarifas nacionales.

5. Gentrificación inversa. El turismo en Sri Lanka está creciendo a un ritmo vertiginoso. Después de que en 2004 el tsunami arrasara buena parte del país, muchos ciudadanos han invertido en la adaptación de sus casas en apartamentos y hostales, y en chiringuitos en la playa. Pero Lonely Planet tiene un efecto gentrificador inverso: muchos establecimientos bien valorados por los reporteros que la elaboraron viven de esa renta aun cuando dejan de merecerlo. Imaginemos lo siguiente: el dueño de un hostal fallece y pasa a regentarlo su madre, que básicamente odia el negocio que su hijo fundó. La señora lleva el hostal de muy mala gana pero está tranquila: cada día llega a su puerta una pareja de blancos convencidos de que han elegido la mejor opción. Y quienes han hecho el esfuerzo por invertir en el sector turístico se ven impotentes ante los talibanes del libro sagrado y azul. La gente desespera, grita e incluso llora delante de turistas que se decantan por la “opción segura”.

6. Infraestructura. En una isla cuyo sistema ferroviario es el que dejaron los ingleses cuando fue colonia y los autobuses tardan 9 horas en recorrer 250 kilómetros, la mayor infraestructura para viajeros es precisamente la Lonely Planet, que indica cómo llegar a lugares donde se supone que no debes llegar. Como Jaffna, la ciudad norteña y de mayoría tamil, la única gran urbe singalesa hasta la que no llega el tren. En la próxima actualización de la guía, prevista para el año que viene, aparecerán nuevas carreteras y caminos en Sri Lanka.

7. El confort construye. Hay otras guías de Sri Lanka, y buenas, pero Lonely Planet es la que asegura que tu viaje sea de marca. Cuando los acomodados Marco Polos del siglo XXI queremos creer que esta guía es tan sólo una colección de datos útiles que complementa nuestra intrépida ruta, nos estamos engañando: los turistas terminamos juntos en los mismos sitios, las experiencias se repiten y la construcción colectiva de un lugar se vuelve global al mismo tiempo que empobrece. Como si un solo medio de comunicación informara de la maravillosa isla del Índico, como si todos sus corresponsales reprodujeran las mismas palabras cuando las posibilidades son inacabables. El confort también construye el conocimiento y puede llegar a simplificar demasiado el mundo. Y a convertirlo en una colección de testarudos souvenirs.

Fuente: http://www.playgroundmag.net/musica/articulos-de-musica/columnas-musicales/no-tan-lonely-planet-como-la-guia-azul-construye-el-turismo-mundial

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

A %d blogueros les gusta esto: